LA DEUDA PENDIENTE DEL TRABAJO INFANTIL

No todos los niños y niñas en el mundo tienen la suerte de disfrutar de la ‘vuelta al cole’ cada año. Algunos pequeños son obligados a ocupar su tiempo de ir a la escuela en trabajos forzados y, en algunas ocasiones, bastante peligrosos. Hablamos de la pandemia del trabajo infantil.

¿Qué se entiende por trabajo infantil?

El Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), utiliza la siguiente definición para trabajo infantil: es el “que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico”. Por tanto, es el que se considera peligroso para el bienestar físico, mental o moral del niño e interfiere en su escolarización, puesto que les priva de la posibilidad de asistir a clases, les obliga a abandonar la escuela de forma prematura o les exige combinar el estudio con un trabajo pesado y que les ocupa mucho tiempo.

Como trabajo peligroso podemos destacar las siguientes situaciones:

– Que sean muchas horas de trabajo y, peor aún si el horario es nocturno.
– Si están en riesgo de cualquier abuso físico, psicológico o sexual.
– Actividades laborales que se llevan a cabo bajo tierra, bajo agua, en alturas peligrosas o en espacios reducidos o en condiciones de insalubridad.
– Trabajar con maquinaria pesada tanto en la manipulación como en el transporte.

¿Cuáles son las regiones con mayor índice de niños trabajando?

Como hemos señalado, aunque cueste creerlo, todavía hay países del mundo en los que existe la mano de obra infantil. En la actualidad, se calcula que hay más de 168 millones de niños trabajando en el mundo según datos de la OIT.

Por sectores, la agricultura es el sector que ocupa a la mitad de los niños que trabajan. Donde hay más explotación laboral y trabajo infantil es en las regiones de África, Asia Pacífico, Latinoamérica y el Caribe. No es difícil imaginar que hay una fuerte correlación entre trabajo infantil y situaciones de conflicto y desastre.

Todas las historias de trabajo infantil son conmovedoras, como las que relata Josué Díaz, uno de los integrantes del equipo Impacto de Ayuda en Acción. Durante un tiempo, observó cómo decenas de niños en Latinoamérica realizaban trabajos en un basurero en lugar de ir al colegio.

Comentarios

Comentar artículo